18.1.16

¿Qué tipo de aguja o palillo es mejor para tejer a crochet?



Desde el año pasado tenía pensado este post (incluso las fotos son de varios meses atrás), pero recién hoy puedo sentarme con calma a contarles mi experiencia con distintos tipos de palillos o agujas de crochet y cuáles son mis favoritos.

1. Palillo metálico lacado (4.0 mm): Este fue mi primer palillo de crochet, con el que aprendí a tejer junto a mis amigas Claudia y Catalina hace varios años atrás. Lo uso para tejer cosas con lana más gruesa; para la típica lana acrílica funciona bien, pues el resultado es un tejido firme y definido. 

  • Pros: A pesar de ser una aguja metálica, el acabado lacado hace que sea suave al tacto, que no deje olor metálico en las manos y que sea fácil de agarrar. La forma del gancho permite agarrar la lana fácilmente. Precio económico.
  • Contras: Al ser metálica, después de unas horas de tejido la aguja se impregna con la grasa de nuestras manos y hay que lavarla con jabón y agua para que la lana vuelva a correr de manera fluida. Es un poco más pesado que los palillos de madera o plástico, por lo que puedes cansarte si tejes muchas horas seguidas.
  • Balance general: Personalmente es uno de mis palillos favoritos, pues además de tener un significado simbólico, me parece muy cómodo de usar. Eso sí, intento no usarlo en proyectos muy extensos, como por ejemplo cobijas.


Palillo metálico lacado de 4.00 mm



2. Palillo metálico con dos ganchillos (3/0 y 4/0): Este palillo doble es el que utilizo para tejer con algodones e hilos muy delgados. Es práctico, pues tiene dos tamaños de ganchillo. Tiene grabado el tamaño en la métrica japonesa (3/0 y 4/0), pero en milímetros correspondería a un 2.25 mm y 2.5 mm. Como verán, el lado más usado es el 3/0, que ya perdió el color dorado.

  • Pros: Tiene doble tamaño, por lo que es una adquisición muy práctica si quieres ahorrar un poco de dinero. Además, estos tamaños pequeños no siempre son fáciles de encontrar, así que puntos extra por eso. Precio económico.
  • Contras: Es un palillo metálico, por lo que la grasa de las manos también afectará tu tejido y tendrás que parar cada cierto tiempo para lavarlo. El color dorado se ha ido desgastando rápidamente con el uso. A algunas personas puede molestarle el doble ganchillo, aunque personalmente nunca me ha afectado.
  • Balance general: Es un palillo básico y de calidad regular, pero que utilizo muchísimo. Lo tengo hace casi dos años, pero el uso ya lo ha comenzado a deteriorar, así que lo tendré que reemplazar pronto. Si compras palillos metálicos, recomiendo que sean lacados como el anterior. 

Palillo metálico de dos tamaños, un poco gastado por el uso.



3. Palillo de bambú Clover (5.0 mm): La compra de este palillo fue un antojo de tejedora, pues Clover es una de las marcas más reconocidas en materiales para manualidades. Este palillo también lo uso para tejer con lana gruesa; el acabado es un poco menos apretado que con 4.0 mm y permite que la lana rinda un poco más.

  • Pros: Al ser de bambú, es súper liviano y tus manos se cansarán muy poco. Además, la textura es muy suave y la grasa se impregna mucho menos en este material (de hecho, este palillo lo limpio menos; uso un trapito en vez de agua y jabón). El diseño es precioso.
  • Contras: Al ser un palillo de marca y material diferente, es más costoso que los palillos metálicos o plásticos, y puede ser más difícil encontrarlo a la venta en tiendas. Personalmente me parece que el ganchillo es poco profundo, por lo que a veces la lana se suelta mientras tejes.
  • Balance general: Perfecto para proyectos largos, en los que pasarás tejiendo muchas horas, pues tus manos se cansarán menos. Si eres una tejedora novata, te recomiendo comenzar con ganchillos de metal, pues el peso te ayudará a sentir mejor el palillo y aprender mejor los movimientos iniciales.

Palillo de bambú Clover, 5.0 mm.

4. Palillos de plástico (4.0 y 6.0 mm): Compré estos palillos para probarlos, pues nunca había tejido con agujas de plástico. Personalmente creo que funcionan perfecto para proyectos de largo aliento, ya que son tan livianas como las de bambú. 

  • Pros: Son agujas económicas, fáciles de conseguir en tiendas y muy livianas. En general las encuentras en muchos colores, así que su apariencia bonita les da puntos extra. Son fáciles de limpiar (agua y jabón) y la grasa de las manos se impregna menos que en los palillos de metal. La forma del ganchillo es profunda, lo que permite agarrar bien la lana.
  • Contras: Como son agujas baratas, debes fijarte bien en su calidad antes de comprarlas, pues al ser de plástico, a veces tienen pequeñas "uniones" que sobresalen al palillo que se pueden enredar en la lana. En mi caso, la aguja de 6.0 mm (amarilla) es perfecta, pero la de 4.0 mm (rosada) tiene unos "cachitos" que se enganchan en el tejido. Lo solucioné limándolos, pero la idea es fijarse bien antes de comprar. 
  • Balance general: En general me ha ido mejor con los palillos de plástico en números grandes (de 6.0 mm en adelante), ya que los pequeños son demasiado livianos y me resultan un poco incómodos. Importante fijarse en la calidad del producto antes de comprarlo.

Palillo plástico de crochet, 6.0 mm.
Palillo de plástico de 4.0 mm
En conclusión, mis palillos de crochet favoritos son los de metal lacado y para números más grandes me quedo con los de plástico. Los de madera me parecen preciosos, pero definitivamente el modelo de ganchillo de Clover no me acomoda del todo. Sobre los palillos con mango plástico o de silicona no puedo opinar, pues nunca los he probado y creo que no funcionarían mucho conmigo, aunque conozco muchas tejedoras que los adoran.

Todas las fotos de este post pertenecen a Botón de flor (Josefina Marambio).

¿Cuál es tu tipo favorito de palillo para tejer a crochet? 
¿Has usado palillos con mango? ¿Cómo ha sido tu experiencia con ellos?
¡Comparte tus datos en los comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada